¿La sobreestimulación sensorial está estresando a su perro?


Adrienne es entrenadora de perros certificada, consultora de comportamiento, ex asistente veterinaria y autora de "Brain Training for Dogs".

¿Su perro está sobreestimulado?

Los profesionales caninos a menudo hablan de perros que están subestimulados, pero en el lado opuesto del espectro hay innumerables perros que están sobreestimulados. Los dueños de perros a menudo no se dan cuenta del impacto que la sobreestimulación puede tener en sus perros y, a veces, creen que sus perros solo necesitan más entrenamiento cuando en realidad sus perros simplemente necesitan una exposición menos intensa y más habilidades para lidiar mejor con su entorno.

Pero, ¿qué causa la sobreestimulación en los perros? ¿Cuáles son las señales? ¿Y qué medidas se pueden tomar para reducir el impacto que la sobreestimulación tiene en la vida de los perros?

Estímulos y receptores sensoriales en caninos

Cada vez que nuestros perros están expuestos a estímulos en su entorno, innumerables neuronas se activan y el cerebro del perro reacciona diciéndoles cómo reaccionar. A estímulo es una forma de energía que se transfiere al cuerpo, provocando una respuesta fisiológica o psicológica. Ya sea que se trate de un movimiento de oído para identificar la fuente de un sonido o un ladrido más constante dirigido a extraños que pasan por el patio, los perros tienden a reaccionar a los estímulos a los que están expuestos a diario.

Esto sucede porque los perros (y los humanos) tienen receptores sensoriales que tienen terminaciones nerviosas que responden a los estímulos llevando información sensorial a los circuitos de procesamiento del sistema nervioso central. Los receptores sensoriales se encuentran en el sistema auditivo (audición), el sistema olfativo (olfato), el sistema visual (vista), el sistema sensorial táctil (sensación) y el sistema gustativo (gusto) del perro.

Responder a los estímulos del entorno es importante ya que ofrece mayores posibilidades de supervivencia en los animales. Es probable que los perros que perciben un peligro tomen medidas para aumentar sus posibilidades de supervivencia. Además de responder a los estímulos externos del entorno, los perros también responden a los estímulos internos. Por ejemplo, la sensación interna de hambre lleva a un perro a buscar comida, mientras que la sensación interna de sed evoca a un perro a buscar agua.

Como se vio, la capacidad del perro para responder a los estímulos es muy importante, y los perros que están más alerta tienen una mayor probabilidad de sobrevivir y reproducirse en comparación con los perros que no lo están.

Ver el mundo desde la perspectiva de su perro

Si bien responder a los estímulos del entorno es importante para los perros y aumenta sus posibilidades de supervivencia (adaptativo), es posible que responder a demasiados estímulos no lo sea. Por ejemplo, un perro que se retira de una serpiente muestra un adaptado comportamiento, mientras que un perro que se aleja de todo lo que se mueve exhibe un comportamiento anormal que inadaptado explica Karen Overall, diplomática del American College of Veterinary Behavior y Applied Animal Behaviorist.

La estimulación sensorial y visual puede ser abrumadora

Cuando los perros están expuestos a un entorno urbano, los perros reciben una gran cantidad de estimulación sensorial. Los teléfonos que suenan, los pitidos de la computadora, los ruidos de los lavaplatos, los timbres de las puertas, los relojes de alarma, los detectores de humo, los microondas, las lavadoras, los sonidos de los televisores son solo algunos ejemplos de estimulación sensorial auditiva en interiores. Sin mencionar los ruidos externos como las sirenas, las puertas de los automóviles que se cierran, otros perros ladrando, los helicópteros sobrevolando y el ruidoso camión de eliminación de desechos.

Los perros que tienen acceso a las ventanas o los perros que se dejan en el patio a menudo están expuestos a estimulación visual bajo la forma de automóviles que pasan, extraños caminando, trotando, niños jugando (con suerte sin burlarse del perro), trabajadores del servicio postal, gente paseando a sus perros, etc.

Los perros no entienden los estímulos como nosotros

Los seres humanos entendemos los numerosos estímulos a los que estamos expuestos a diario. Estamos felices cuando nuestros seres queridos dejan mensajes en el contestador automático, esperamos que Fedex nos entregue un paquete, estamos agradecidos cuando la alarma de humo nos informó que nuestra comida se estaba quemando en la estufa y sabemos que los helicópteros flotando no lo están. una amenaza para nosotros. Lo mejor de todo es que si hay un sonido nuevo, siempre podemos hablar con nosotros mismos para tranquilizarnos. ¿Qué es ese ruido de perforación? ¡Oh, son nuestros vecinos, están arreglando la puerta! Pero ¿qué pasa con los perros? Los perros a menudo quedan confundidos y en un estado indefenso. Los perros no entienden lo que está pasando.

Además de todo eso, se pueden agregar más estímulos a la lista cuando expongamos a nuestros perros a personas ruidosas, bebés que lloran, perros desconocidos en la guardería, extraños que quieren acariciar al perro en la cabeza, estímulos de miedo en los paseos y niños hiperactivos que perseguir al perro para que juegue. Entonces, ¿los perros viven en un mundo estresante? No todos por supuesto, pero a veces debemos maravillarnos de lo adaptables que son nuestros perros para poder aguantarlo con toda esta sobrecarga de estímulos que les exponemos a diario.

“La investigación ha demostrado que los perros se encuentran entre los animales más adaptables. Por lo tanto, la mayoría de los guardianes de perros han asumido que es trabajo del perro adaptarse a cualquier entorno que les ofrezcamos, sin importar cuán estresante sea.

En este caso, tal vez la disposición de nuestros perros a hacer cualquier cosa por nosotros se haya convertido en su talón de Aquiles; el resultado de su total conformidad es que los caninos están más estresados ​​que nunca ".

- Joshua Leeds y Susan Wagner

Los efectos de la sobreestimulación en perros

Si bien muchos perros son capaces de hacer frente a los estímulos y otros eventualmente se adaptan, es posible que otros no. Cuando los perros son bombardeados con estímulos que perciben como alarmantes, atemorizantes o amenazantes, se activan una serie de respuestas fisiológicas que desencadenan la respuesta de lucha o huida.

Cuando esto sucede, el sistema nervioso simpático del perro libera sustancias químicas que mantienen al perro fuera de peligro y aumentan las probabilidades de supervivencia. La sangre fluye hacia los músculos grandes para que el perro pueda correr a la acción, el corazón late más rápido, las pupilas se dilatan y el perro experimenta una descarga de adrenalina asociada con otros cambios fisiológicos.

La sobreestimulación crónica hace que los perros estén en este estado de alerta máxima durante períodos de tiempo continuos, lo que puede provocar una sobremarcha. A continuación se presentan algunos signos potenciales de perros sobreestimulados.

Señales de que mi perro está sobreestimulado

  • Estar en constante estado de alerta.
  • Ladrar con frecuencia a los ruidos
  • Dificultad para calmarse después de la exposición
  • Lamiendo constante
  • Estimulación
  • Jadeo
  • Incapacidad para dormir bien
  • Sueño REM reducido
  • Hiperactividad
  • Conductas compulsivas

Cómo ayudar a los perros sobreestimulados

¿Cómo se puede ayudar a los perros sobreestimulados? Si miramos la vida que los perros deben vivir, estarían expuestos a estímulos auditivos que se encuentran en un entorno natural. El canto de los pájaros, las vacas en el campo y los búhos nocturnos son sonidos que el perro probablemente entenderá, especialmente si se crió en una granja. Sin embargo, no tenemos que hacer un movimiento radical para ayudar a nuestros compañeros que viven en un entorno urbano. Hay varios pasos para hacerles la vida menos estresante. Aquí hay algunos consejos.

Socializa a tu perro desde una edad temprana.

Los cachorros atraviesan una ventana crítica de socialización que generalmente tiene lugar entre las 4 y las 16 semanas de edad. Este es un momento óptimo para exponerlos a todas las imágenes, sonidos y olores a los que probablemente estará expuesto el cachorro por el resto de su vida. Lograr que un cachorro se acostumbre al sonido del teléfono, la aspiradora, la vista de personas en bicicleta, niños, automóviles y todo lo demás que probablemente encontrará en la vida, aumentará las posibilidades de que el cachorro acepte todo el estímulo. paquete como de costumbre.

Registre el comportamiento de su perro.

Muchos dueños de perros no se dan cuenta de cómo se sienten sus perros cuando se quedan solos en casa durante buena parte del día. Registrar el comportamiento del perro en ausencia del dueño puede proporcionar información importante sobre cómo se siente. Muchos perros afrontan mal los sonidos cuando sus dueños no están, ya que se ven privados de la presencia tranquilizadora de los dueños.

Sonidos de mufla.

Si su perro parece estresarse con los sonidos, puede proporcionar algún tipo de ruido blanco para amortiguar los sonidos. Intente encender la radio, reproducir música (a través de la oreja de un perro) o hacer funcionar un extractor de aire. Por supuesto, use estos sonidos solo si parecen tener un efecto calmante en su perro. También ayuda a reducir un poco los ruidos. Baje el volumen de la TV, no cree una conmoción excesiva cuando su equipo favorito gane, ponga la radio a un volumen más bajo, dígale a sus invitados que no usen el timbre (deje que lo llamen con anticipación).

Reducir la estimulación visual.

Los perros que pasan su tiempo ladrando a los estímulos al aire libre, ya sea detrás de una ventana o una puerta mosquitera, se benefician del bloqueo del acceso visual. Esto se puede lograr colocando adhesivos que no se vean a través de las ventanas o manteniendo al perro en una habitación que no permita el acceso visual al exterior. Los perros que ladran a los gatillos en el patio pueden beneficiarse de vallas especiales

Invierte en ayudas calmantes.

Las ayudas calmantes como los difusores DAP, los collares DAP, las envolturas corporales, las capas calmantes y los productos nutritivos pueden ayudar a los perros a afrontar mejor los estímulos estresantes.

Proporcione un entorno predecible.

Al igual que los humanos, los animales se sienten tranquilos por interacciones y consecuencias predecibles, explica la conductista veterinaria certificada por la junta, Debra F. Horwitz. Cuando interrumpe los horarios o estilos de vida de su perro, esto puede desencadenar estrés y ansiedad. Haga todo lo posible por seguir una rutina.

Proporcione ejercicio, pero del tipo adecuado.

A los dueños de perros a menudo se les dice que el ejercicio puede ayudar a su perro de muchas maneras. Haga ejercicio a su perro y se comportará mejor, un perro cansado es un buen perro, etc. El ejercicio parece haberse convertido en una panacea para todos los problemas de los perros, pero es importante darse cuenta de que el ejercicio también puede ser sobreestimulante y puede aumentar el nivel de reactividad de un perro. . Este artículo explica cómo la sobreexcitación puede causar altos niveles de hormonas del estrés en el torrente sanguíneo del perro. Las mejores opciones pueden ser realizar ejercicio en un entorno controlado junto con el ejercicio mental.

Desensibilizar y contracondicionar.

Puede ayudar a su perro a afrontar mejor los ruidos mediante la desensibilización y el contracondicionamiento. ¡Convierta ese pitido en algo que a su perro le encanta escuchar! Consulte "escuchar ese método" para obtener una muestra. Los perros que reaccionan a los estímulos visuales pueden beneficiarse del método "Mira eso". Busque un profesional en comportamiento canino que lo ayude a implementar estos métodos.

Como se ha visto, hay varias formas en las que puede ayudar a su perro a afrontar mejor los estímulos en su vida. Al ayudar a su perro, es posible que pueda tener un compañero menos estresado que es más probable que se relaje. Además de eso, con menos estrés en su vida, estarás abriendo las líneas de comunicación para que tu perro tenga más energía para concentrarse en el entrenamiento (y vincularse contigo) en lugar de preocuparse demasiado por los estímulos que realmente no le hacen daño. .

© 2015 Adrienne Farricelli

Bob Dogowner el 24 de agosto de 2018:

Neutriceuticals? Tampoco funcionan en humanos ... (excepto para los que responden al placebo. ¿Realmente sabes algo sobre perros, o eres uno de esos "que se sienten bien / hacen el bien" que quieren sentirse importantes y conocedores? Ciertamente eres prolífico en Internet, por lo que tienes una gran comunidad de idiotas para comprar información basura como la que veo con demasiada frecuencia en tu sitio.

Devika Primić desde Dubrovnik, Croacia el 29 de octubre de 2015:

Los perros son mascotas increíbles. Consejos útiles para perros cuando están sobreestimulados.

Suhail Zubaid alias Clark Kent desde Mississauga, ON, el 29 de octubre de 2015:

De hecho, artículo muy informativo. Creo que se aplica a dos de mis dulces vecinos, cuyos perros definitivamente están sobreestimulados. Pero también son perros dulces.

Al contrario, creo que mi perro está viviendo una vida aburrida, porque puedo pasar poco tiempo con él. Se sobreestimula cuando ve a otros perros mientras lo paseo o cuando estoy en una caminata de larga duración con él.

Bob Bamberg el 29 de octubre de 2015:

Interesante centro lleno de información valiosa, Adrienne. Veo perros sobreestimulados todo el tiempo. Paso 5 horas al día, 6 días a la semana en varias tiendas de artículos para mascotas, y cuando la gente trae a sus perros, tienden a sentirse abrumados por todos los olores, sonidos y la presencia de extraños y otros perros. La mayoría de los perros ni siquiera me aceptan un premio en esas condiciones. Están demasiado ocupados reaccionando al medio ambiente. Muchos dueños simplemente piensan que el perro está "emocionado" y no hacen nada para solucionar la situación.


  • 1 síntomas
  • 2 causas
  • 3 Como componente de otros trastornos y afecciones.
  • 4 tratamientos
  • 5 Prevención
  • 6 Comercialización
    • 6.1 Implicaciones de las políticas públicas
    • 6.2 Implicaciones para los consumidores
    • 6.3 Sentidos humanos y marketing
  • 7 Historias de casos
  • 8 Historia
  • 9 Véase también
  • 10 referencias

Existe una amplia variedad de síntomas que se han asociado con la sobrecarga sensorial. Estos síntomas pueden ocurrir tanto en niños como en adultos. Algunos de estos síntomas son:

  • Irritabilidad
  • "Cerrarse" o negarse a participar en actividades e interactuar con otros
  • Evitar tocar o ser tocado
  • Quejarse de ruidos que no afectan a los demás
  • Sobreexcitarse
  • Cubriendo los ojos alrededor de luces brillantes
  • Hacer mal contacto visual
  • Cubrirse los oídos para tapar sonidos o voces
  • Cambio constante de actividades sin completar ninguna tarea.
  • Irritación causada por zapatos, calcetines, etiquetas o diferentes texturas.
  • Hipersensibilidad al tacto, el movimiento, las vistas o los sonidos
  • Tener problemas con las interacciones sociales.
  • Niveles de actividad extremadamente altos o extremadamente bajos [1]
  • Tension muscular
  • Hiperhidrosis (sudoración extrema)
  • Inquietud e inquietud
  • Arrebatos de ira
  • Autolesiones
  • Insomnio y fatiga
  • Dificultad para concentrarse [4]

La sobrecarga sensorial puede resultar de la sobreestimulación de cualquiera de los sentidos.

  • Audiencia: ruido fuerte o sonido de varias fuentes, como varias personas hablando a la vez.
  • Vista: espacios abarrotados o desordenados, luces brillantes, luces estroboscópicas o entornos con mucho movimiento, como multitudes o cambios frecuentes de escena en la televisión.
  • El olfato y el gusto: aromas fuertes o comidas picantes.
  • Tocar: sensaciones táctiles como ser tocado por otra persona o la sensación de un paño sobre la piel. [5]
  • Vestibular: como mareos o cinetosis.

Se ha descubierto que la sobrecarga sensorial está asociada con otros trastornos y afecciones como:

  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
    • Las personas con TDAH muestran hipersensibilidad a los estímulos sensoriales desde una edad temprana, esta hipersensibilidad a menudo persiste hasta la edad adulta. [6] [7] Las personas con TDAH no parecen diferir en el procesamiento sensorial con respecto a la mayoría de los potenciales relacionados con eventos, sin embargo, muestran diferencias significativas en las respuestas potenciales relacionadas con eventos involucradas con el procesamiento cognitivo tardío, como P300, CNV, Pe que puede indicar que la hipersensibilidad en el TDAH es causada por anomalías en la expectativa y la asignación de atención a los estímulos sensoriales. [7] Las anomalías en el procesamiento cognitivo posterior pueden contribuir a la hipersensibilidad y la sensación de sobrecarga sensorial en personas con TDAH.
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT)
    • Las personas con PTSD son propensas a la sobrecarga sensorial debido a una hipersensibilidad general a los estímulos sensoriales causada parcialmente por problemas de activación sensorial, esto se ve respaldado por el hecho de que las personas con PTSD sufren de alteración de la función P50 y la incapacidad de filtrar los estímulos auditivos redundantes. [8] [9] Las irregularidades en la producción y la respuesta a los neurotransmisores es una posible etiología de la sobrecarga sensorial en personas con PTSD específicamente, las personas con PTSD pueden mostrar hipersensibilidad a los estímulos debido a desequilibrios homeostáticos crónicos en la dopamina y la norepinefrina. [9] La hipersensibilidad de las personas con TEPT a los estímulos sensoriales está respaldada por una respuesta potencial relacionada con el evento P300 aumentada en comparación con los controles sanos, lo que indica una mayor atención semipermanente a los estímulos desviados y salientes. [8]
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC) [10]
    • Las personas con TOC muestran una inflexibilidad cognitiva a los entornos cambiantes. [11] Parece que las personas con TOC son hipersensibles a los estímulos que son indicativos de situaciones negativas, [12] y esta hipersensibilidad puede contribuir a la sobrecarga sensorial. Se teoriza que las personas con TOC tienen compulsiones a realizar acciones repetitivas debido a la duda y al deseo de alcanzar la perfección. [13] Un desencadenante común de compulsiones en personas con TOC es la percepción de contaminación. Las personas con TOC comúnmente enfrentan la percepción de contaminación con el lavado de manos repetitivo. [13] En una situación en la que una persona con TOC está sujeta a un estímulo ambiental que provoca la compulsión, como ensuciarse las manos, puede sentirse abrumado por los estímulos sensoriales y lidiar con esta sobrecarga sensorial mitigando el estrés con compulsiones como lavado de manos repetitivo.
  • Trastorno de identidad disociativo (DID)
  • Esquizofrenia (ver también compuerta sensorial) [14]
    • Las personas con esquizofrenia son propensas a la sobrecarga sensorial, ya que las personas con la afección no pueden desviar su atención de los estímulos sensoriales repetitivos y sin importancia. [15] La incapacidad para concentrarse en los estímulos relevantes y filtrar los estímulos sensoriales innecesarios y excesivos que se muestran en los esquizofrénicos se debe a problemas fisiológicos de activación sensorial, y la prueba de clic emparejado P50 se puede utilizar para determinar si un individuo tiene anomalías en la activación sensorial por lo tanto, propenso a la sobrecarga sensorial. [16] Una teoría propuesta que explica la sobrecarga sensorial en pacientes esquizofrénicos es que las anomalías en los receptores alfa-7 [15] y de acetilcolina nicotínica de baja afinidad previenen las vías de transducción normales entre la corteza y el hipocampo que facilitan la activación sensorial. [dieciséis]
  • Misofonia, un 'odio al sonido' patológico
    • Las personas con misofonía muestran hipersensibilidad a ciertos ruidos basados ​​en patrones, como el sonido de masticar, sorber, golpear con los dedos, mover los pies, aclararse la garganta, hacer clic con el lápiz y tocar el teclado. Las personas con misofonía responden a los sonidos desencadenantes con angustia emocional y aumento de la actividad hormonal de el sistema simpático. [17] Cuando las personas con misofonía están sujetas a ruidos que desencadenan respuestas misofónicas, sienten como si estuvieran sobrecargadas por estímulos auditivos y buscan escapar o bloquear el ruido desencadenante. [17] En comparación con los controles sanos, las personas con misofonía muestran un pico de N100 más bajo en respuesta al desajuste negativo (MMN), pero este no es un biomarcador confiable para la afección y la sobrecarga sensorial. [17] Un indicador más confiable que sugiere propensión a la sobrecarga sensorial es la activación aumentada de la corteza insular anterior que es evocada por ruidos desencadenantes y puede medirse mediante resonancia magnética funcional. La corteza insular anterior puede estar involucrada con la vía que da lugar a la sensación. de sobrecarga sensorial en personas con misofonía. [17]
  • Sinestesia
    • Existe evidencia de que la corteza visual de las personas con sinestesia del color del grafema es más excitable que la de las personas típicas, además, las personas con sinestesia del color del grafema responden con más fuerza a los estímulos visuales en comparación con las personas sin la afección. [18] Las personas con sinestesia del color del grafema informan sentir estrés visual e incomodidad en respuesta a rejillas de frecuencias espaciales medias y altas, [18] que se correlacionan con una respuesta de sobrecarga sensorial evocada por estímulos visuales intensos.
  • Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)
    • Las personas con trastorno de ansiedad generalizada son muy sensibles a los estímulos desencadenantes de ansiedad externa y lidian con la exposición a estos desencadenantes a través de pensamientos neuróticos. [19] Las personas con TAG están predispuestas a percibir los estímulos sensoriales como negativos o amenazantes y este sesgo alimenta los procesos de pensamiento negativos que exacerban aún más los sentimientos de preocupación, estrés y ansiedad. [19] Las personas con TAG son hipersensibles e hipervigilantes a los estímulos ambiguos, neutrales y emocionales y, a menudo, compartimentan dichos estímulos como negativos. [19] Las personas con TAG son propensas a la sobrecarga sensorial cuando se encuentran en entornos novedosos o cuando interactúan con personas nuevas, ya que los estímulos ambiguos y neutrales en estos casos generalmente se procesan como adolescentes amenazantes o negativos y los niños con TAG evitan y se angustian especialmente por estímulos novedosos que se teoriza que es provocado por un sistema nervioso simpático hiperactivo o un sistema nervioso parasimpático poco activo. [19]
  • Trastornos del espectro autista [20] [21]
    • Las personas con trastornos del espectro autista, incluido el autismo y el síndrome de Asperger, sufren de hipersensibilidad auditiva que puede provocar una sobrecarga sensorial. [22] Aunque las personas con autismo no sufren de anomalías en la compuerta sensorial P50, tienen anomalías en la compuerta sensorial relacionadas con la prueba N100 que indica una irregularidad en la dirección relacionada con la atención y en las vías mentales descendentes. [22] Se especula que las alteraciones y problemas para dirigir la atención hacia estímulos relevantes o salientes, evidenciados por desviaciones de las respuestas estándar P200 y N100, son parcialmente responsables de la sensación de estar abrumado por estímulos sensoriales en personas con autismo. [22]
  • Síndrome de Tourette (ST)
    • Se ha sugerido que las personas con síndrome de Tourette tienen una hipersensibilidad a las sensaciones corporales que se origina en un procesamiento de orden superior en parte como resultado de una amplitud distorsionada y superior a la media de las señales somáticas aferentes. [23] Las personas con síndrome de Tourette sienten la necesidad de hacer tics que a menudo se localizan en las regiones del cuerpo que llevan a cabo la respuesta al tic. [23] Se teoriza que los tics pueden ser causados ​​por problemas de procesamiento sensorial donde las sensaciones desencadenan movimientos que se manifiestan como tics. [24] Además, las personas con síndrome de Tourette muestran una incapacidad moderada para inhibir los estímulos que distraen [25] que pueden conducir a una sobrecarga sensorial. Las personas con síndrome de Tourette pueden ser propensas a desarrollar tics en un entorno de estímulos sensoriales abrumadores.
  • Fibromialgia (FM)
    • Las personas con fibromialgia son hipersensibles a estímulos intensos como luces brillantes, ruidos fuertes, perfumes y temperaturas frías. Las personas con la afección también tienen nociceptores hiperexcitables. [26] Cuando las personas con fibromialgia se someten a estímulos intensos, experimentan una sobrecarga sensorial en forma de dolor. Se teoriza que la actividad anormal de la corteza prefrontal dorsolateral izquierda y la producción reducida o recepción de serotonina son parcialmente responsables de la sensación de dolor en respuesta a estímulos intensos. [26]
  • Síndrome de fatiga crónica (ME / CFS)
    • Las personas con síndrome de fatiga crónica muestran hipersensibilidad a los estímulos nocivos, el estrés y el dolor. [27] Estas sensibilidades se explican parcialmente por las vías anormales de los neurotransmisores que involucran a la serotonina y la acetilcolina. [27] Cuando las personas con la afección se exponen a estímulos intensos, informan de dolor, fatiga, náuseas y reducción de las capacidades cognitivas, la sobrecarga sensorial crónica provoca la sensación de niebla mental. [27]

Hay muchas formas diferentes de tratar la sobrecarga sensorial. Una de ellas es reducir esta tensión es participar en la terapia ocupacional; sin embargo, hay muchas formas en que las personas con síntomas pueden reducirla por sí mismas. Ser capaz de identificar los propios desencadenantes de la sobrecarga sensorial puede ayudar a reducirlos, eliminarlos o evitarlos. [28] A menudo, la forma más rápida de aliviar los síntomas de sobrecarga sensorial es alejarse de la situación. La presión profunda contra la piel combinada con información propioceptiva que estimula los receptores en las articulaciones y ligamentos a menudo calma el sistema nervioso. Reducir la entrada sensorial, como eliminar los sonidos angustiantes y bajar las luces, puede ayudar. Calmar, concentrarse en la música funciona para algunos. Si un descanso rápido no alivia el problema, se recomienda un descanso prolongado. Las personas con problemas de procesamiento sensorial pueden beneficiarse de una dieta sensorial de actividades y adaptaciones diseñadas para prevenir la sobrecarga sensorial y volver a entrenar al cerebro para procesar la información sensorial de manera más típica. Es importante en situaciones de sobrecarga sensorial calmarse y volver a un nivel normal. [5]

Hay tres métodos diferentes para abordar la sobrecarga sensorial: evitación, establecimiento de límites y meditación. El proceso de evitación implica la creación de un entorno más tranquilo y ordenado. Esto incluye mantener el ruido al mínimo y reducir la sensación de desorden. Para evitar la sobrecarga sensorial, es importante descansar antes de los grandes eventos y centrar la atención y la energía en una cosa a la vez. Establecer límites implica restringir la cantidad de tiempo dedicado a diversas actividades y seleccionar la configuración para evitar con cuidado las multitudes y el ruido. También se pueden limitar las interacciones con personas específicas para ayudar a prevenir la sobrecarga sensorial. [5]

Puede resultar difícil distinguir y comprender la información cuando se experimenta una sobrecarga sensorial. Incluso estímulos sin sentido, como el ruido blanco o las luces parpadeantes, pueden inducir una sobrecarga sensorial. [29] La sobrecarga sensorial es común entre los consumidores, ya que muchas corporaciones compiten entre sí, especialmente en la publicidad. Los anunciantes utilizarán los mejores colores, palabras, sonidos, texturas, diseños y mucho más para llamar la atención de un cliente. [30] Esto puede influir en el consumidor, ya que se sentirá atraído por un producto que llame más la atención. [30] Sin embargo, los encargados de formular políticas y los anunciantes deben ser conscientes de que demasiada información o productos que llaman la atención pueden causar una sobrecarga sensorial.

Implicaciones de la política pública Editar

Las implicaciones de las políticas públicas con respecto a la sobrecarga de información tienen dos supuestos principales. [29] Las suposiciones que tienen los formuladores de políticas son, en primer lugar, asumir que los consumidores tienen una gran capacidad de procesamiento y una gran cantidad de tiempo para procesar la información. [29] En segundo lugar, los consumidores siempre pueden absorber la información sin preocuparse seriamente por la cantidad de información que se ha presentado. [29] Como han señalado los investigadores, los responsables de la formulación de políticas deberían comprender mejor la diferencia entre el proceso y la disponibilidad de información. [29] Esto ayudará a disminuir la posibilidad de sobrecarga de información. En algunos casos, el tiempo para procesar dicha información en un comercial puede ser de 6 de 30 segundos. [29] Esto puede hacer que los consumidores se sientan confundidos y sobrecargados con información tan vertiginosa. Para comprender cómo los consumidores procesan la información, se deben analizar tres factores. Factores como la cantidad de información proporcionada, la fuente de información correctiva y la forma en que se presenta al consumidor. [29] Los diferentes tipos de medios tienen diferentes demandas de procesamiento. Un resultado óptimo para que los formuladores de políticas influyan en los anunciantes para que lo intenten es presentar información a través de un comercial de televisión que indique hechos simples sobre un producto y luego alentar a la audiencia a visitar su sitio web para obtener más detalles. Por lo tanto, su tiempo de procesamiento rápido de un comercial no se sobrecargó con información, lo que evitó que el consumidor sufriera una sobrecarga sensorial.

Implicaciones para los consumidores Editar

Los consumidores de hoy se ven obligados a aprender a lidiar con la sobrecarga y la abundancia de información, [29] a través de la radio, vallas publicitarias, televisión, periódicos y mucho más. La información está en todas partes y se lanza a los consumidores desde todos los ángulos y direcciones. Por lo tanto, Naresh K. Malhotra, autor del artículo "Información y sobrecarga sensorial", presenta las siguientes pautas. [29] Primero, los consumidores deben tratar de limitar la ingesta de información externa y entradas sensoriales para evitar una sobrecarga sensorial. [29] Esto se puede hacer desconectando la información irrelevante presentada por los medios de comunicación y los especialistas en marketing para llamar la atención del consumidor. En segundo lugar, registre la información importante externamente en lugar de mentalmente. La información se puede olvidar fácilmente mentalmente una vez que el individuo se sobrecarga con sus sentidos. [29] Por lo tanto, se recomienda que un consumidor anote la información importante en lugar de almacenarla mentalmente. En tercer lugar, al examinar un producto, no sobrecargue sus sentidos examinando más de cinco productos a la vez. [29] Esto dará lugar a confusión y frustración. [29] En cuarto lugar, procese la información donde haya menos información irrelevante. [29] Esto eliminará la información externa y las distracciones sensoriales, como el ruido blanco y otra información presentada en un entorno. Por último, es importante que el consumo sea una experiencia agradable y relajada. [29] Esto ayudará a disminuir el estrés, la sensación abrumadora y la experiencia de sobrecarga sensorial.

Sentidos humanos y marketing Editar

Usar los sentidos en marketing puede ser una táctica de ventas útil. Por lo general, los especialistas en marketing se aprovecharán de los seres humanos en cuatro de cada cinco sentidos para aumentar la cantidad de información que se presenta al cliente.

  • El sentido del olfato puede afectar la evaluación de los productos por parte de una persona. Los investigadores han sugerido que los olores pueden generar buenos o malos sentimientos y, por lo general, se asocian con la educación, la emoción, el aprendizaje e incluso la cultura. [30] Por lo tanto, el sentido del olfato es una herramienta para atraer la atención de una persona hacia un producto determinado.
  • El sentido del oído es un sentido poderoso. Los oídos son capaces de captar todo tipo de información y pueden contribuir a los sentimientos de las personas. [30] Los especialistas en marketing reproducirán música para ayudar a crear y controlar los sentimientos dentro de un consumidor. Esta música puede ayudar a crear una asociación positiva y cómoda con la marca.
  • El sentido del tacto ayuda a determinar la calidad de un producto. [30] Así, las empresas de determinados productos pondrán el sentido del tacto a disposición de sus consumidores. [30] Los letreros "Toca aquí" o "siénteme" animan a los clientes a interactuar con el producto. Permitir que los clientes de una empresa toquen un producto ayudará a agregar información desde sus sentidos.
  • El sentido de la vista es el sentido más enfocado por los especialistas en marketing. [30] Los investigadores han descubierto que cuando los consumidores ven colores cálidos como el naranja o el rojo, su presión arterial y su frecuencia cardíaca aumentan. [30] El efecto contrario ocurre cuando los clientes ven colores fríos como el verde o el azul. [30] Por lo tanto, las empresas de comida rápida utilizarán con mayor frecuencia los colores rojos para simbolizar la rapidez y la rapidez con fines publicitarios y de marketing.

No se han realizado muchos estudios sobre la sobrecarga sensorial, pero Lipowski (1975) [31] informó un ejemplo de un estudio de sobrecarga sensorial como parte de su revisión de investigación sobre el tema que discutió el trabajo realizado por investigadores japoneses en la Universidad de Tohoku. Los investigadores de Tohoku expusieron a sus sujetos a intensos estímulos visuales y auditivos presentados al azar en una condición de confinamiento que variaba en duración de tres a cinco horas. Los sujetos mostraron una excitación elevada y sostenida, así como cambios de humor como agresión, ansiedad y tristeza. Estos resultados han ayudado a abrir la puerta a nuevas investigaciones sobre la sobrecarga sensorial.

El sociólogo Georg Simmel contribuyó a la descripción de la sobrecarga sensorial en su ensayo de 1903 "La metrópoli y la vida mental". Simmel describe un paisaje urbano de estímulos sensoriales constantes contra los cuales el habitante de la ciudad debe crear una barrera para mantenerse cuerdo. Para Simmel, la sobrecarga sensorial de la vida urbana moderna agota las reservas de energía del cuerpo, lo que lleva, entre otras cosas, a una mentalidad hastiada o indiferente [blasiert] y a un enfoque calculador e instrumentalizador de los demás. [32] El enfoque de Simmel se puede comparar con los escritos de Freud sobre el impacto de las bombas, así como con el análisis de Walter Benjamin sobre el "impacto" y la vida urbana en su ensayo de 1939 "Sobre algunos motivos en Baudelaire".


Conceptos básicos sobre la prevención de mordeduras de perro para el profesional de mascotas

Dog bites are a dangerous risk faced by people who work with animals as well as dog owners. Veterinarians play an important role in their own safety, the safety of their staff and clients, and the welfare of the pets in their care. While the risk of dog bites is high in veterinary practice 1,2 , it is often thought of as an unavoidable aspect of the job.

Dog bites or dog-related injuries are the result of the perfect storm of situation and circumstance. Biting may be directed at either familiar or unfamiliar people of any age as well as other animals. Preventing injuries can only happen if the causes of biting are considered. Pets receiving medical attention at a clinic or being groomed by a professional may be restrained, poked, or prodded during a procedure, triggering a fearful response.

Pain and Fear

Dogs bite in the veterinary hospital because they are afraid or in pain. Dogs who have been in a veterinary setting previously may have developed fear from the experience. Any dog may eventually bite depending on the circumstances, even if other visits have been uneventful.

Think of taking a child to a pediatrician for the first time. Some children are relaxed and calm until they experience the cold end of a stethoscope or the sting of a vaccine. After that first experience, the smell of a doctor’s office or even seeing a person in a white lab coat can cause them to cry out in fear.

Trapped and Helpless

In many veterinary hospitals, the exam room is a small space. Fear can escalate when the pet feels there is no escape. How the owner and professional staff interact or react to the dog can also add to the dog’s apprehension. Coupled with the sounds and smells of the clinic, the dog may be anxious before even getting in to the exam room. Once in the room, the door closes and the owner may tighten the leash or hold the dog tighter, resulting in the dog becoming anxious because she senses a change in how the owner is feeling. Now the dog feels trapped and anxious, triggering the “fight or flight” response.

Sensory Overstimulation

It doesn’t take much for a dog to quickly become overstimulated at a veterinary clinic or grooming facility. Barking dogs, new people, and all of the sights and sounds can trigger a dog to react. And this is just in the waiting room! Once the dog is placed in a small exam room, all of that anxious energy can explode when the first person enters the room, usually a veterinary technician or veterinarian. It is no surprise that dogs may become “defensively aggressive” to the approaching veterinarian or technician.

Reduce the Fear to Prevent the Bite

Understanding how a dog can quickly become anxious or fearful is an important first step. So how do you mitigate the risk of a dog bite? Once the dog is aroused, her ability to learn something new is diminished. Veterinary team members should strive to use handling procedures that emphasize gentle control while allowing the animal to make choices.

  1. Read body language. Pay attention to the dog’s body language for signs that she may be fearful, anxious, or ready to bite.
  2. Let the dog be last. For dogs who feel confined in the exam room, allow the dog and owner to be the last individuals to enter the examination room.
  3. Postpone greeting the patient. Do not rush to greet the patient instead, give the dog some time to decide about interacting and respect the dog’s space.
  4. Approach sideways. Have the owner bring the dog to the center of the room and approach the dog from the side instead of the front.
  5. Feed tidbits. Use food liberally throughout the visit to create a positive experience for the dog.
  6. Protect the client. Educate the client about safely medicating the dog at home.
  7. Keep patients happy. Make every effort to ensure the dog’s visit to the clinic is as positive as possible allow the pet to learn that visits include delicious food, consistent routine, and gentle handling.

All patients, including those with fear, anxiety, and/or aggression, require gentle and careful handling. Teaching dogs that a veterinary clinic is filled with calm, nonthreatening staff who offer delicious food, consistency in routine, and patience will help reduce stress and the risk of a bite or injury for everyone involved: the dog’s owner, the veterinary staff, and the patient whose welfare is everyone’s goal.

The client communications aspect of this problem is significant as well. Consider the situation from the perspective of the client who thinks of their pet as a family member or even a child.

When a parent takes their (human)child to the doctor, school, or any professional they expect the child to be protected and treated with gentleness and kindness. Imagine taking your son or daughter to get their haircut only to have the stylist have another person hold them down while loud clippers are brought close to their most sensitive body parts, or having a doctor put restraints on your child to give them a vaccine or check their throat if they are sick. It would never happen.

In the same way, when a pet owner takes their dog to a veterinarian or other pet professional they expect their pet to be nurtured just like a human child. They want every experience to be positive, even when the pet is in pain.

Now imagine telling that pet parent that their pet bit someone at the clinic – a vet tech, veterinarian, groomer, or another dog. Is that pet parent going to trust your clinic again, knowing their dog or cat was so scared they bit someone?

National Dog Bite Prevention Week is April 7-13, 2019

The National Dog Bite Prevention Week Coalition is comprised of organizations committed to reducing the number dog bites trough education. Members include State Farm, the American Veterinary Medical Association (AVMA), the Insurance Information Institute (I.I.I.), and American Humane.

  • State Farm believes that educating dog owners about being responsible will help reduce dog bite injuries. It is also one of the few insurance companies that does not have a breed restriction list and does not exclude homeowner or renter insurance coverage because of the breed of dog owned. The company focuses on educating people and pet professionals about dog body language and safely interacting with dogs by working with two of the most prominent experts in the field of dog training and veterinary medicine, celebrity dog trainer Victoria Stilwell and Fear Free founder Dr. Marty Becker.
  • The American Veterinary Medical Association estimates there are approximately 78 million dogs in U.S. homes and each year 4.5 million people are bitten or injured by dogs. “Even the gentlest dog can bite if they are in pain, feel threatened, or are competing for resources such as food or space,” says Dr. John de Jong, AVMA President. “Not only is it important to understand how dogs behave, it is important to understand how a dog may interpret our behavior.” AVMA’s ‘Jimmy the Dog’ video series lets preschoolers look at how a dog might interpret different scenarios.
  • American Humane says that dog bites are a double tragedy affecting both people and animals. “A dog bite can have a devastating effect not only on the victim, but on the dog, who may be euthanized,” says Robin Ganzert, PhD, president and CEO of American Humane.
  • The Insurance Information Institute reports that insurance companies across the country paid nearly $675 million for dog-related injury and bite claims in 2018. The average amount paid per dog bite claim was $39,017.

  1. Landercasper J, Cogbill TH, Strutt PJ et al.Trauma and the veterinarian. J Trauma, 1988 28:1255–1259.
  2. Lin, Lesley, Robertson, et al. Injury in Australian veterinarians. OUP Academic, 2006.

This article was reviewed/edited by board-certified veterinary behaviorist Dr. Kenneth Martin and/or veterinary technician specialist in behavior Debbie Martin, LVT.

This article is brought to you in collaboration with our friends at State Farm.


Give Your Pup the Sensory Garden of His Doggo Dreams

We bet you and your dog have a lot in common, including your love of the great outdoors! Enhance your pooch's outdoor experience with a sensory garden designed with him in mind.

Related To:

Yelling at your dog to get out of the garden is so last decade. Building a garden especially for your dog is the new thing. It’s called a pet sensory garden, or an enrichment garden, and you fill it with plants and features that spark your fur baby’s canine instincts.

655251404

Photo by: iStock/ChristopherBernard

A sensory garden appeals to a dog’s strongest sense: smell. Scientists estimate a dog’s nose to be tens of thousands of times more sensitive to odor than ours. If their eyes were as strong as their noses, what a human can see at a third of a mile, a dog could see more than 3,000 miles away. And the part of their brain that’s devoted to analyzing those smells is, proportionally, 40 times greater than ours. So get a dog sniffing, and you get his mind working.

“Each smell is like reading a different book for a dog,” says Dr. Julie Albright, assistant professor of veterinary behavior and the PetSafe Chair of Small Animal Behavioral Research at the University of Tennessee Vet School. So look at enrichment garden as building a library for your dog.

808022474

A dog smelling a chamomile flower.

Enrichment gardens got their start at animal shelters looking for ways to de-stress dogs who were cooped up in kennels. Steve Hill, an animal behaviorist at the Bath Cats and Dogs Home, had noticed how fascinated his own dogs were with his herb garden, sniffing and sometimes eating the plants. So he built a sensory garden for the dogs at the shelter and filled it with plants known to have medicinal properties, like chamomile and rosemary. He included a muddy area for the dogs to walk in and a sand pit for dogs to dig in. Hill began letting the shelter dogs loose in the garden, and the results were immediate. “Nervous dogs would explore the garden, and you could see them calm down. Timid dogs would get more confident and play and explore more,” he says.

Science backs up Hill’s observations. Researchers at Queens University Belfast found that dogs exposed to the scent of lavender and chamomile oils spent more time quiet and resting, while dogs exposed to rosemary and peppermint pepped up, playing and barking more. Scent investigation, as it’s called, makes a dog happier and healthier.


Signs of Stress in Pets

Your pet’s body language can say a lot about how relaxed or stressed your dog or cat feels. “We’re naturally attuned to stress in other people,” Dr. Becker says. “We know what a happy dog looks like, but what does a stressed pet look like? Stress increases cortisol, the fight or flight hormone, which over time can lead to long-term metabolic conditions.”

Major indicators of stress to watch out for in dogs include:

  • Excessive yawning
  • Excessively licking lips
  • Shaking dry when not wet
  • Trembling
  • Avoiding or hiding
  • Hardening of the eyes

For cats, keep an eye out for these signs:

  • A drop in energy or activity level
  • Changes in sleep habits
  • A change in appetite
  • Withdrawal
  • Aggression
  • Inappropriate elimination or spraying
  • Trembling
  • Excessive grooming leading to loss of fur and excessive meowing

Fortunately, some of the stress your dog or cat experiences is perfectly natural — like when they play — since it can keep your pet engaged and stimulated, allowing him or her to feel new sensations and learn new things. But chronic stress can lead to health issues. If you see any of the symptoms above, check with your veterinarian right away to eliminate any medical problems.


Ver el vídeo: Tutorial de Estimulación para bebés: Botellas Sensoriales


Artículo Anterior

Síntomas del moquillo en perros

Artículo Siguiente

Gatos en los veterinarios brougham street

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos